Recortes de mi Webeo


Consejos para el desarrollo de aplicaciones móviles

Posted in Mobile SC por novaxo en 22 agosto, 2007

En diferentes ocasiones he tenido la oportunidad de visitar clientes para conocer y opinar sobre diferentes aplicaciones móviles.

Independientemente de la funcionalidad específica de cada aplicación, la mayoría de estas visitas me hacen reflexionar sobre lo común que sigue siendo el diseñar soluciones móviles como si fueran una variante “chiquita” de aplicaciones en PC.

No tomar en cuenta las particularidades de una solución móvil desde su diseño puede provocar con facilidad que una buena idea de negocios no dé los resultados esperados. Por esta razón, decidí escribir esta lista de 10 tips a considerar para compartir algunos elementos de nuestra experiencia.

1. Conoce la Operación en el Ambiente Real

Esto es indispensable. Hay que “ensuciarse las manos”. Mientras más alejado está un elemento de operación de las oficinas centrales de una empresa, más variantes vas a encontrar entre la forma como los jefes dicen que funcionan las cosas y la realidad. Cliente tras cliente nos hemos encontrado con esto. El personal de campo siempre va a descubrir formas de optimizar su trabajo de acuerdo con sus objetivos específicos y es indispensable entender esto. Tómalo en cuanta para tu aplicación cuando tenga sentido de negocio y oponte firmemente a diseñar una aplicación de alguna forma sólo porque el jefe dice que así debe ser. Súbete a la camioneta, sal a caminar con él, pregunta de todo y analiza que está pasando. Debate tus opciones con el dueño de tu presupuesto y llega a acuerdos que permitan que cuando salga al campo tu aplicación realmente de el beneficio de negocio esperado.

La mayor parte de los procesos en campo se dan con estrictas limitaciones de tiempo ya que las empresas (en la mayoría de los casos con razón) relacionan el número de visitas realizadas con el nivel de productividad de su personal en campo. Entiende y conoce las “mañas” que se desarrollan para ahorrar tiempo o simplificar el trabajo. Busca una forma de que tu aplicación le agregue valor y/o le simplifique el trabajo al personal que la va a operar. De otra manera la resistencia al cambio cuando sea momento de desplegar va a ser mucho mayor.


2. Estudia la Plataforma que vas a usar y sus Capacidades

El desarrollo para dispositivos móviles es cada vez más fácil. Las herramientas de software convergen con las de escritorio. Hoy puedes usar Visual Studio 2003 y trabajar en C# o en VB.NET para dispositivos móviles. En Visual Studio 2005 lo podrás hacer también con C++.

Sin embargo, a veces esto puede ser una trampa. Nos venden la idea de que podemos empezar a trabajar en dispositivos móviles sin ningún esfuerzo. No es así. Es necesario tomarse el tiempo para estudiar las diferencias entre la plataforma de escritorio y la móvil. Así diseñarás mejor y te ahorrarás mucho tiempo después (“es que ya vi que el Compact Framework no trae el XML Serializer y me estoy atrasando…”)

Por ejemplo, ¿sabías que si escribes una función que al compilarse mida más de 64K en el Compact Framework te va a provocar una falla general de protección de memoria (GPF)? ¿piensas que sólo un loco escribiría una función tan grande? ¿has pensado que ese loco puedes no ser tú, sino el diseñador de formas de Visual Studio 2003?

La misma idea aplica en otras plataformas de desarrollo móvil como J2EE vs. JME.

3. Planea la Sincronización de Datos

La gran mayoría de las aplicaciones móviles para corporativos son extensiones de sistemas existentes. Aplicaciones de ventas, CRM, mantenimiento, servicio, etc. Todas deben conectarse a sistemas centrales y sincronizar la información.

¿Está la información disponible? Verifica como la vas a extraer/depositar en sistemas centrales. Checa si los datos que extraes son validos. ¿Necesitan alguna limpieza? ¿Hay alguien que sabe como sacar la información? ¿Está documentado o tenemos que hablarle al experto que hizo el sistema original en RPG?

Combina bien la sincronización planeada con las capacidades de los sistemas de negocio. ¿O vas a poner pedidos en línea vía GPRS para que se suban en batch diariamente al ERP?

El tema de sincronización da para varios artículos completos. Asegúrate de investigar, planear y probar el desempeño. Hazlo fácil para tu usuario. Que tu meta siempre sea que para el usuario se transparente; que no tenga que hacer nada. Si, nada. No, apretar un botón no es nada. NADA.


4. Diseña una Interfaz Adecuada para Dispositivos Móviles

Este punto parece sencillo pero no lo es tanto. La mayoría de nosotros estamos acostumbrados a desarrollar para una PC, cada vez con mayor espacio en la pantalla para presentar nuestra interfaz y con los usuales dispositivos de entrada: teclado, mouse, etc. La primera reacción ante las limitaciones de un dispositivo móvil (Como una PDA) suele ser intentar hacer lo mismo pero “en chiquito”. Esto puede provocar serios problemas. ¿Han intentado atinarle a la flecha de scrolling en una PocketPC? ¿Qué tal capturar un texto largo? Es indispensable pensar diferente cuando trabajamos en estas aplicaciones y una buena forma de hacerlo es intentar usar nuestra propia PDA cada vez más para actividades de nuestra vida diaria y preguntarnos continuamente ¿Cómo podrían haber hecho esta aplicación más fácil de usar?

Algunos lineamientos generales son: minimiza la captura, piensa como la usarías si se te pierde la pluma, simplifica la navegación, estudia los controles gráficos especiales para PDA y sácales provecho, muestra sólo la información realmente indispensable, y trata de integrarte cuando haga sentido con las aplicaciones de la PDA con las que el usuario ya está familiarizado como el calendario o el cliente de correo electrónico.


5. Piensa en el Soporte a tu Aplicación Móvil

“Ya desplegamos nuestra aplicación móvil y estamos vendiendo a través de ella. Es una maravilla tecnológica y acabamos el proyecto antes del tiempo planeado, la primera vez que usamos el .NET Compact Framework 2.0. Tenemos 150 vendedores en todo el país. Todo es felicidad. Vamos a sacar una nueva versión con varias mejoras. Para desplegarla mandamos un mail a todas nuestras sucursales con la nueva versión. Total, ya entrenamos a nuestro personal de soporte en todos lados y saben instalar la nueva versión. LOL. Nos tardamos 15 días en instalar la nueva versión. Y un mes en el caso de la sucursal de Tijuana que se resuelve hasta que mandamos a alguien en avión a hacerlo. Bueno, no importa, valió la pena; la nueva versión funciona bien, todo mundo feliz porque las ventas van en aumento. Es el día primero de Abril. Ehem, la aplicación truena porque tiene una pequeña falla que solo se manifiesta cuando la fecha es el día primero de mes y no probamos ese escenario. No se alarmen, es una línea de código. Ya está. Toda la fuerza de ventas deja de hacer pedidos y los captura a mano. Los clientes cancelan. Le decimos al Director Comercial que ya dominamos el proceso de despliegue y esta vez nos tardaremos cuando mucho dos semanas en actualizar todo. Nos invita a pasar a recursos humanos por nuestra liquidación.”

Evita repetir esta historia. No es fácil actualizar dispositivos dispersos por todos lados. Desarrolla un mecanismo automatizado de actualización y soporte o mejor aún, evalúa una opción existente que se adapte a tus necesidades. Support Everywhere es un ejemplo que podría funcionar para ti.

6. Prueba a Fondo tu Aplicación y Después: Pruébala De Nuevo

Aplica todo lo que sabes de pruebas formales y agrega: prueba tu aplicación sobre el dispositivo real que vas a desplegar. El emulador sólo es aceptable en etapas iniciales de tu proyecto (aunque va mejorando la tecnología de emulación). Exige un laboratorio de pruebas idéntico a la infraestructura de despliegue en todas las variables relevantes. Prueba la sincronización de datos simultánea conforme a tu carga máxima esperada.

Considera un etapa de prueba piloto siempre con pocos usuarios (combinando entusiastas y rejegos) para que pulas tu aplicación antes de liberarla a todos. No voy a repetir aquí las mejores prácticas de pruebas para desarrollo de aplicaciones en general. Sólo considera que en aplicaciones móviles muchas veces debes cuidar la calidad y mitigar tus riesgos algo más de lo que haces normalmente.


7. Utiliza el Principio KISS (Variante Francesa)

KEEP IT SIMPLE, STUPID. Variante Francesa porque en aplicaciones móviles esto es todavía más intenso. Todas las veces (¡TODAS!) que he participado en una aplicación móvil se le quita funcionalidad entre la primera y la segunda versión para simplificar su uso. Libera la mínima unidad funcional posible primero y estudia el efecto en el campo. Este principio aplícalo en todos los aspectos de tu aplicación. Buenas preguntas son: ¿Realmente necesitamos capturar este dato? ¿Necesitamos desplegar esta información? ¿Es indispensable bajar este elemento del sistema central? ¿Vale la pena automatizar este caso excepcional?


8. Considera las Limitaciones de Memoria y Velocidad de Proceso

Establece como requerimientos formales los volúmenes de información que debes manejar y los tiempos de respuesta máximos aceptables de tu aplicación para cada caso de uso. Separa tiempo en tu proyecto durante la etapa de análisis para hacer algunas pruebas de concepto que te permitan saber con certeza si es posible y de que forma. No asumas nada. “Si, seguro cabe el catálogo de 20,000 productos en 64MB.” Haz un pequeño programa de usar y tirar para validar esto antes de abrir la bocota. O vas a acabar teniendo que justificar (y quizá absorber) el costo de expansiones de memoria para todos tus usuarios. Bueno, para sus dispositivos móviles al menos.


9. Elige el Tipo de Dispositivo Adecuado

No todos los dispositivos móviles son iguales. De hecho, en este campo la variabilidad es mucho mayor que en el caso de PCs. Con o sin: Teclado, touch screen, wi-fi, bluetooth, cámara. De uso rudo, semirudo o estándar. Con diferentes capacidades de memoria, procesadores, opciones de expansión, etc. Incluso puedes mandar a hacer tu propio dispositivo si vas a requerir un volumen importante.

Con base en lo que encuentres en el campo, estudia tus opciones de tal forma que maximices tu retorno de inversión. Llévate las opciones a la calle en operación real y pruébalas con algún prototipo sencillo. Mantén abiertas tus opciones de software para el equipo. Es fácil caer en la tentación de que “el proveedor de la handheld de $3,000 dolares cada una nos va a regalar el software”. Mantén tus opciones abiertas como en el caso de tu infraestructura de PCs. Elije equipo al que le puedas poner la aplicación que se te de la gana cuando se te de la gana.


10. Planea Pruebas de Concepto para Areas Nuevas o de Alto Riesgo

Es altamente probable que conforme desarrolles experiencia tus aplicaciones móviles vayan aumentando de complejidad. Una de las áreas más comunes es la integración a otros dispositivos como impresoras, escáners, cámaras, etc. Es muy importante que dejes tiempo en tu etapa de análisis para hacer pruebas de concepto de las áreas nuevas que no hayas usado antes.

Una prueba de concepto es normalmente un pequeño programa de código que luego tirarás a la basura pero que te sirve para conocer si lo que tienes en mente es válido. En realidad este concepto aplica para todo tipo de aplicaciones, pero en las móviles puede ser más frecuente necesitarlas.Fuente del recorte: 12

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: